Había una vez un árbol de Navidad

Naturaleza en estado puro

Mi nombre es Espürs y vivía en le Guilleries, una pequeña zona del Montseny, preciosa, situada en un mazizo rodeado de encinas y alcornoques. Mi aldea se llamaba vivero, o almenos eso es lo que decían los habitantes de la zona. La verdad es que era muy feliz, por la mañana me despertaba con el fresquito del rocío y el cantar de los ruiseñores, y a medida que salia el sol, me envolvía un calorcito que me duraba hasta el atardecer.Nacho

Un mañana de finales de otoño mientras contemplaba como un gavilán acechaba a una pobre ardillita despistada, un niño se acerco a mi, sonrío y le dijo a su padre: ¡este papa! este es precioso, yo me sentí alagado. Entonces Pedro, que era el manda más de la aldea, le dijo a un chico que me preparase, ¿prepararme? ¿prepararme para que?. El chico con sumo cuidado eso si, me levanto del suelo, y me puso en un pequeño trocito de tierra, y me dijo, no te preocupes esta maceta te protegerá durante el viaje.

En aquel momento no supe que pensar, yo no me quería ir, mis amigos estaban allí, la señora Jineta, mi amiga Sitta, el pequeño Glis y el señor Erizo. Por un momento me puse triste, entonces empece a ver un monton de arboles felices en plena montaña, robles, fresnos, hayas, había oído hablar de ellos, y conforme avanzábamos todo era cada vez más bonito. De repente paramos en una casa enorme y me pusieron en una habitación, como la que tenía el señor Pedro y la cual veíamos a lo lejos, con esa chimenea humeante las noches de mucho frío.Instant2010

El niño seguía mirándome con cara de asombro y felicidad cuando de repente como un torbellino entro una niña más pequeña, emocionadísima, sonriendo y gritando, con lagrimas de felicidad en los ojos. Yo no sabía muy bien que es lo que estaba pasando, pero la verdad es que aquel ambiente poco a poco empezaba a gustarme.

A la mañana siguiente se reunió toda la familia incluso uno que se parecía mucho a un merodeador que venia a visitarnos por la aldea de vez en cuando, “Vulpini” creo que se llamaba, aunque la verdad, este era mucho más simpático, no paraba de mover la cola y jugar alrededor de los niños. Empezaron a sacar bolsas llenas de objetos y por un momento me dio miedo, ver todos aquellos objetos punzantes y aquel fuego que cambiaba de color, pero la mujer empezó a explicar a los niños, que a mis antepasados ya se les ponían cosas parecidas, que normalmente se les adornaba con manzanas y velas en motivo de una festividad. En aquel momento me sentí orgulloso, resulta que hace mucho años fuimos escogidos, por que nuestra forma resulta que representa algo llamado “la santísima trinidad” y que todos aquellos objetos por su color y forma, representaban cosas como alabanza, agradecimiento, abundancia y muchas otras que ahora no recuerdo.

Estuvieron toda la mañana haciéndome cosquillas y poni20151211_205131éndome guapo según ellos, y aunque al terminar notaba que todo pesaba un poco, fue verme reflejado en la ventana, y ¡¡Guau..!! Estaba increíble, con todas esas cosas brillantes y relucientes por todos lados, y esa hermosa estrella en lo alto.. Si mis amigos me pudieran ver…, estaba súper contento.

A lo largo de los días todo eran risas y alegría en aquella casa, incluso de vez en cuando venía un anciano muy sabio que explicaba historias increíbles.

Un día explico que en la era de una civilización, “Vikingo” los llamo, tenían como tradición adornar un árbol en agradecimiento a un tal “Frey”, justo para las épocas navideñas. Otro día descubrí que aquellos arboles tenían un monton de significados, que simbolizaban el Universo y que la parte de arriba representaba la morada de los dioses y algo llamado “Valhalla”, eso no me quedo muy claro, y que en sus raíces estaba el reino de los muertos, que raíces más grandes deberían tener aquellos arboles..

Un día al despertar todo a mi alrededor estaba lleno de regalos, había una calma extraña, inusual, de repente dos cabecitas asomaron y como si de una estampida se tratase desaparecieron chillando, a los pocos minutos apareció toda la familia, medio dormidos y sonrientes se sentaron a mi alrededor y empezaron a abrir paquetes, se respiraba un ambiente maravilloso, todo era alegría, risas y carcajadas que me hacían sentir parte de la familia, uno más en aquella nueva aldea en la que ahora vivía. Luego vinieron muchos familiares y se sentaros a la mesa para comer, todos me miraban, era increíble.. a más el anciano volvió a explicar una de sus historias, esta vez un poco más reñida ya que otro anciano que aun no había visto, le interrumpía aportando datos nuevos o ligeramente cambiados. Hablaban de mi ancestros, uno decía que los primeros “Arboles Navidad” así nos llaman también, se vieron en Europa sobre el 1605 en Alemania, el otro que lo importante es que se vio por primera vez en 1841, coincidían eso si en que a España llego sobre 1870 de la mano de una señora rusa, “Sofía” dijeron, y que estaba en el Palacio de Alcañices.

Las historias eran muy interesantes, cuando de repente un hombre se acerco al padre de familia, José y le dijo que si me iba a transformar en abono, o si iba a hacer una mesita pasadas las fiestas. Había oído lo del abono de arboles ancianos que estaban a punto de morir, pero yo era feliz allí, era muy joven y no quería convertirme en ninguna mesita ni nada por el estilo. De repente una sensación de tristeza me invadió. No entendía por que me iban a hacer eso, con todos los buenos momentos que habíamos pasado juntos, para mi eran mi familia. Estuve unos días muy muy triste, y llego el día, empezaron a sacarme todos aquellos objetos maravillosos que me vestían, los niños no estaban tan contentos como en los últimos días. Era el momento, habían sido los mejores día de mi vida, pero ya todo había terminado. José se acerco a mí, y con mucho cuidado me llevo a la parte trasera de la casa.

Hemos cruzado los grandes ventanales, seguro que una maquina enorme de esas que dan miedo esta esperándome. Pero no, hay un jardín inmenso, es increíble, esta rodeado por un monton de árboles, y allá al fondo hay dos pequeños Lirones Grises correteando, como mi amigo Glis! Esto es precioso, no entiendo nada, en el medio del jardín hay un agujero bastante grande, José me saca de mi pedacito de tierra y me pone dentro. Mientras termina de asentarme bien, me dice: amigo he oído que eres un árbol con una larga vida y que hay algunos de los tuyos que han vivido más de 9500 años, espero que los hijos de mis hijos disfruten cada año como hemos disfrutado estas navidades contigo.

Soy muy feliz, y deseo que vuelvan a llegar las “Navidades”.

Vive las Setas

Naturaleza en estado puro

Setas_2

Vamos a dejar un poco a un lado, tecnicismos y especificaciones científicas. Lo que pretendemos es dar a conocer el mundo de la Micología y los parajes maravillosos que podemos descubrir practicando esta actividad.

El estudio de los hongos es muy antiguo, nos podríamos remontar a los griegos y los romanos, incluso en algunas civilizaciones se consideraban comida de dioseTrufas y reyes.

Actualmente no estamos a esos niveles, aunque considerando el precio de algunas setas y en especial algún hongo en particular, podríamos decir que si bien no es un manjar propio de reyes si que en ocasiones es un producto al alcance de pocos.

Dejando la sPlatoofisticación culinaria y la aplicación de las setas en la gastronomía de hoy en día, y teniendo muy presente la mágia que algunos Chef de la talla de Toño Perez, Pedro Marino, Yukio Hattori o Óscar Velasco entre muchos otros hacen, hay que reconocer que el ir a buscar setas es una experiencia maravillosa.

Preparas todo lo necesario la noche anterior para ir a la aventura, si ya eres un experto tendrás tu sitio favorito y tus rincones secretos, si no, elige un paraje frondoso tipo un pinar, un bosque con muchas hayas o un encinar. No te olvides de tu mapa ni de tu brújula, a no ser que te conozcas de maravilla el sitio siempre es bueno ir preparado, si estas empezando coge tu guía de setas y no te dejes tu cuchillo. Por cierto es muy recomendable sobretodo si se va solo, llevar un silbato encima.Bosque

Te levantas relativamente pronto, todo dependerá de las ganas que tengas de llenar tu cesta y te adentras en la naturaleza. La sensación de sumergirse entre los arboles a primera hora de la mañana con ese punto de rocío, esa niebla llorona que te humedece el rosto mientras vas viendo los rayos de sol colarse entre las hojas, es simplemente indescriptible, entonces lo único que os hace falta es empezar a llenar vuestras cestas y disfrutar de los pequeños recovecos fascinantes que esconde la naturaleza.

Cuando volváis a casa con vuestro preciado tesoro, aseguraros de haber respetado el bosque al igual que el ha hecho con vosotros y sobretodo revisar bien las setas que habéis cogido no vaya a ser que se os cuele alguna que pueda jugaros una mala pasada.

Ceps

Os dejamos unos sitios de interés para todos aquellos que os estáis iniciando en este maravilloso mundo, aunque la verdad hay cientos de sitios donde poder informaros.

Tiendas donde comprar vuestros materiales:

Información de setas:

Páginas de interes:

 

Fotos: Isidro Cea; Joan Grífols; Pedro Agüera; Han-Peter-Hein